Texto de Graciela De Oliveira, Octubre de 2009

Qué Puede Usted Decirnos de un Mosaico Calcáreo de 20×20? Devoluciones y reflexiones a posteriori de la convocatoria.

En la primera presentación de D/C en esta casa hice una convocatoria a partir de la recuperación de mosaicos de dos habitaciones, con la intención de que estas piezas fueran un disparador de diálogo y una excusa para reflexionar. Viviane Avelar Gandra y Marcelo Marquez del colectivo “XEPA” hicieron con una de ellas un vídeo de devolución que mostraré próximamente y otras las llevaron a Belo Horizonte para compartir el proyecto con gente de allá. Fue así que, Brígida Campbell e Marcelo Terça-Nada!, integrantes del colectivo “PORO” hicieron una devolución al proyecto D/C, entregándome 45 impresos en papel obra de 15 x 15 de su proyecto “azulejos de papel”.

Luego Marcelo Terça Nada! me explicó lo siguiente acerca de esta devolución:

“A história do trabalho Azulejos de papel é mais ou menos assim: várias cidades no Brasil utilizaram azulejos portugueses no período colonial. Esse fato ficou marcado na memória coletiva e afetiva das pessoas. Nos períodos históricos seguintes, outros tipos de azulejos foram produzidos no Brasil e usados em fachadas e interiores das casas. Mais tarde se usou muito nos interiores os chamados pisos hidráulicos, que também geram padrões gráficos. Para o trabalho dos Azulejos de papel, eu e a Brígida temos fotografado a mais de 2 anos azulejos que encontramos em diversas cidades onde passamos. A partir desse mapeamento fotográfico, fazemos as impressões em papel jornal, utilizando gráficas que fazem impressões off-set de impressos populares distribuídos nas ruas da cidade (panfletos de cartomantes, panfletos de compro/vendo ouro etc). Os Azulejos de papel têm três aplicações:

  1. instalamos em casas e lotes abandonados
  2. instalamos em casas de amigos
  3. distribuímos para pessoas fazerem suas próprias instalações

Você pode ver imagens do trabalho nesses dois links:

http://virgulaimagem.redezero.org/poro-azulejos-de-papel/
http://virgulaimagem.redezero.org/retrospectiva-poro-7-anos/

Muito tempo depois de começarmos esse trabalho é que a Vivi Gandra nos deu um mosaico do Demolición/Construcción. Gostamos muito da proximidade e diálogo entre esse nosso trabalho e o trabalho de vocês.

Abraços,
Marcelo

Cuando recibí estos “azulejos de papel” en mis manos, acaricié unas frágiles impresiones en papel de diario, con figuras geométricas y colores coloniales, parte de esta paleta presente también en los mosaicos de tradición italiana que recuperé en esta casa. Me parecían muy lindos, tenían diseños para hacer composiciones entre sí, eran diferentes a los de 12 de Octubre 433, sin embargo los dos transmiten una “época” de fabricación a la manera mecánica y manual.

¿qué podía yo hacer con estas impresiones (que lucían como volantes publicitarios)? ¿cómo apropiarme de ellas para hacer “mi propia instalación”, como solicitaba PORO?

En primera instancia mi idea fue recuperar su función de revestimiento e instalarlos dentro de la habitación de la que había recuperado los mosaicos de 20 x 20, esto estaba acorde a lo que decidimos con el grupo de trabajo “proceso on/on”, que consistía en devolverle a la casa dentro de lo posible, su estatuto de casa, luego de tanto tiempo que ha estado abandonada y antes de que sea totalmente demolida. Darle vida en estos dos días de presentaciones, así quise hacer con estos azulejos: volverlos consistentes. Aún cuando mi visión de devolver la vida a la casa es pesimista, así como está de destruida prefiero aceptar su demolición llevando esta actitud a ver mi propio proyecto D/C.

Cuando volví a pensar en la fragilidad del papel, en el diseño portugués, me encuentro pensando en la historia de mi propio apellido que es de origen portugués, tan frágil como estos papelitos de colores dentro de la historia de mi familia: mi bisabuelo paterno emigró solo de Portugal a Brasil, al parecer se dedicaba al ganado, murió muy joven de pulmonía, dejando una viuda con dos hijos. El mayor de ellos fue mi abuelo paterno. No tengo un cuento claro de este personaje o de esta ascendencia portuguesa en mí.

¿Y si hubieran sido los portugueses nuestros colonizadores?

En mi caso, como tengo buena parte de familia brasileña, soy el resultado también de esa colonización. Me siento muy atraída por ese espíritu de aventura que dicen que los caracterizaba, por cierto “desprendimiento” que parecían tener como filosofía de vida. Averiguando leí que en Argentina también hubo una importante inmigración portuguesa. ¿acaso no es mi padre un descendiente portugués nuevamente emigrado, esta vez a Argentina?

La Demolición es de Todos.

Como reflexión de mi anterior apropiación de los mosaicos de esta casa, en la que proponía compartir simbólicamente la demolición con el grupo de trabajo y los espectadores, jugando con los mosaicos como piezas de un todo que era la habitación que los contenía, enumerando cada mosaico como parte de esa serie y a la vez disfrazándolos como publicación gratuita que servían a la difusión de este nuevo producto: el proyecto D/C. Me parece que gran parte del público las aceptó como se acepta un catálogo gratis, los guardó sin leerlos, se los llevó sin tomar el compromiso de devolución. Tal vez los valoró más como piezas que como provocadores de diálogo… no sé… seguiré pensando mientras espero nuevas devoluciones.

Con esta experiencia me hago las siguientes preguntas a manera de conclusión temporal:

¿acaso, somos una sociedad que se resiste a hablar del pasado? ¿dialogar en un medio que es público será algo así como arriesgarse a perder la propia voz?

¿cómo hacer que mi trabajo sea efectivo para lograr este diálogo? ¿cómo generar reflexión siendo parte de la acción “reflexionar”, ya que por supuesto, yo no tengo las respuestas?

Desde el proyecto D/C he convocado a otros a hacer proyectos sobre “demoliciones”, donde la participación en sí misma es relatar la demolición y hacer con eso algún tipo de obra, con la motivación activista de casi la mayoría de los colectivos: generar debate, tendiendo a colaborar y hablar sin recelos. Para mí es importante lograr esto con el espectador del ambiente tanto como con el público general, invitarlos a que nos pregunten:

¿por qué hacemos este tipo de manifestaciones desde un supuesto lugar artístico? ¿por qué optamos por la fuerza del grupo y lugares que están fuera de los ya predestinados para que nos mostremos?

Compartir para hacer valer una actitud de resistencia ante los sistemas de poder que pretenden conducirnos como ovejas, creo que tenemos mucho para generar en colaboración con los trabajadores del ambiente, que podemos hablar directamente sin necesidad de ser traducidos o interpretados, andar sueltos hablando con el público general y entre nosotros.

Volviendo a los mosaicos, éstos que ahora estoy presentado, que el colectivo “PORO” me los ha regalado otorgándome la libertad de apropiarme de ellos. Ahora son azulejos de papel recuperados en un proceso D/C: la demolición del azulejo tradicional (que se podría reconocer, por un lado, como la pérdida del diseño popular y el objeto utilitario artesanal, por otro, como el sentimiento contradictorio ante vestigios demolidos de la colonización, la inexactitud como disparador para construir una lectura personal actual) trasformada en una construcción contemporánea que les devuelve propósitos similares a los que antes tenía para el artesano y el usuario que los adquiría. Con la diferencia que ahora son piezas de una serie única que no repetiré con estos azulejos, ya que solo valoro con esta acción la noción que tengo de “apropiación” de una historia llena de incertidumbres para mí.

Exhibo aquí estos mosaicos de vidrios como en una ferretería, están en oferta (xepa), no puedo garantizar que las impresiones sean tan duraderas como el vidrio, ya he hablado de su fragilidad. Están enumerados por series de colores que pueden ser utilizados como azulejos en paredes o como mosaicos en pisos, empezarán con el precio de un azulejo actual de similar calidad e irán aumentando su valor a medida que se llegue a la última pieza.

“Lo que se hereda no se hurta”, es el capital con el que podemos defendernos y hacer crecer los pensamientos propios. Los portugueses en Argentina se han caracterizado por ser comerciantes, artistas, agricultores y artesanos, con esto entiendo que la mayoría tenía una actividad independiente y vivían de la venta de su producción. Me gustaría recuperar este espíritu de generar recursos, en este caso particular, recaudar fondos para financiar un proyecto del Colectivo Poro en Córdoba, que se hará posible si el público ve en esto la posibilidad de aporte que podemos obtener cuando otros hacen su lectura de nuestra realidad. Gracias por participar!

Saiba mais: